Conoce...

Conoce GNU/Linux y aprende desde cero sus conceptos básicos, así como instalarlo y usarlo sin conocimientos previos muy fácilmente

martes, 21 de octubre de 2014

Modificar pantalla de arranque y orden de los S.O

Desde que instalaste Linux en tu equipo, sobretodo si fue junto a windows, supongo que cada vez que enciendes tu PC aparece una pantalla similar a esta:



Es una pantalla sosa, con demasiado contenido, sin ningún tipo de fondo ni colores, y también es probable que aún sigas teniendo apego a windows y que por cualquier motivo quieras que arranque primero el sistema de Microsoft, lo cual espero que algún día puedas volver a ponerlo en segundo plano o prescindir de él. Pero como aquí siempre hablo de libertades, también es una libertad la elección. Y todo esto vamos a ver cómo se cambia y configura fácilmente y sin anestesia alguna. 


Primero me gustaría que tuviéramos claro qué es el "GRUB", y como siempre explicaré brevemente qué es lo que debemos saber a grandes rasgos antes de pasar a la práctica.

¿Qué es el Grub?
 
 El Gnu Grub, que significaría "GNU GRand Unified Bootloader" es sin más el sistema que GNU/Linux necesita para su arranque de uno o más sistemas operativos. 

Así que es un gestor de arranque, que hace que se cargue el sistema operativo o los S.O, y que cuando está cargando aparece la pantalla del grub (Grub Splash), y no sólo vemos qué sistemas operativos tenemos instalados, sino que también nos muestra en qué partición está instalado. En el caso de la imagen de antes en /dev/sda6 y también aparece un windows 7 en /dev/sda1.  Esto es útil saberlo para conocer en qué parte del disco duro está por si alguna vez hay que hacer algún formateo o eliminación o cualquier historia con las particiones con nuestro programa de particiones. 

También aparece un modo de recuperación y un test de memoria RAM, para que al elegir esa opción nos metamos en una pantalla que nos podrá decir el estado de la memoria ram que tenemos instalada en nuestra maquina. 

Pues bien, así más o menos, esto. Y ahora  veremos qué tenemos que hacer para modificar toda esta apariencia y ponerle "Filigranas". 


Cómo modificar nuestra pantalla de Grub


Existe la forma más sencilla, otra manera para complicarse más, y alguna otra forma más difícil todavía accediendo directamente al archivo raiz, modificarlo a mano sin interfaz gráfica, etc, pero como aquí todavía estamos aprendiendo y ya habrá tiempo para más, pues os presento la forma más sencilla y eficaz. 

Tened en cuenta que hay que modificar parámetros y configuraciones internas del sistema y acceder a los temibles "códigos" de Linux que tanta gente teme, por eso hay formas más "Complicadas" que otras para hacer esto.  Pero por suerte eso de hacerlo a mano modificando códigos de textos del sistema no es necesario del todo gracias a una herramienta muy útil llamada: Grub Customizer, que puede hacernos todo lo que necesitemos para nuestra pantalla de grub: Desde cambiar fondo, tipo de letra, tamaño, tiempo que aparece la pantalla, orden de arranque del sistema operativo, simplificar nombres, quitar opciones de arranque, etc.


Instalación Grub Customizer

Grub Customizer no suele venir en el gestor de software para que lo instales de forma fácil con un click y ya está, ya que hay que añadir su repositorio y tal vez por lo que es el programa y porque modifica alto contenido estructural del sistema no viene. Pero se puede instalar muy fácilmente desde nuestro terminal, añadiendo ese repositorio faltante e instalarlo desde 3 simples lineas que os dejo preparadas para sólo copiar y pegar.  Hacedlo sin miedo, porque no os va a morder la terminal y son sólo tres ordenes que aunque ahora no entiendas bien qué significan,en otra entrada próxima en este blog hablaremos de la consola de comandos del terminal para poder hacer un uso básico ya que se puede dar un caso así, o incluso puede que conociendo los comandos quieras hacer cosas por ahí. Ya os contaré. 

Bueno, pues al lio: 

Abres el terminal: Menú - Sistema - Terminal

copias y pegas con el ratón primero esta linea, que es para añadir el repositorio de Grub Customizer.


Primero copiamos con el ratón y pegamos esta primera lina que es para añadir el repositorio:
sudo add-apt-repository ppa:danielrichter2007/grub-customizer
 Nos pedirá nuestra contraseña. Aparece lo que se va a añadir y nos dice que pulsemos intro, y tras esto se añade muy rápidamente y vuelve a dejar el cursos igual que antes.

La segunda linea sirve para actualizar la lista de repositorios:

sudo apt-get update

Igual que el paso anterior, copiar y pegar.  Y aparecerá bastante movimiento de texto.

Por último, al acabar la función y nos aparezca "Hecho", añadimos la tercera y última linea, que instalará el programa en nuestro  equipo:

sudo apt-get install grub-customizer

Nos pedirá que si queremos instalar esos paquetes s/n  pulsamos s, y que se vayan ejecutando las ordenes. Cuando acabe (Unos segundos), ya tendremos instalado el programa.



Cómo usar y configurar nuestro Grub a nuestro gusto:


Para comenzar, abrimos el programa. Que se ha instalado en la sección de administración de nuestra barra de menú. Con escribir en la barra grub ya lo verás. 

Al acceder nos pide nuestra contraseña de superusuario, ya que vamos a modificar nuestro sistema.

Os pongo una captura de lo que aparecería si tienes instalado en tu sistema Linux Mint junto a Windows. 

Debe aparecer justamente esto: 



Claro que en vez de poner por ejemplo /dev/sda5 aparecería el nombre que se le ha asignado en tu ordenador, que incluso puede ser el mismo. Todo dependerá de cómo estuviera particionado tu disco duro. Si teniais un disco duro con windows y luego instalastéis Linux junto a windows en la opción que daba en la instalación, es muy probable que lo tengáis todo justo como esta imagen. 


¿Y ahora qué? 

Pues por ejemplo, podemos quitar toda la parafernalia que aparece junto a Linux y Windows y quedarnos sólo con la parte que queramos que muestre, o añadirle tú mismo cómo quieres que salga la entrada.  Como si le quieres poner "Patatas fritas".  Lo que sea.  Yo voy a dejarlo con Linux/Windows, que es simple, minimalista y no genera ninguna confusión a la hora de que alguien use el ordenador y vea esa pantalla: 

Así que nos ponemos encima y haciendo click con el botón derecho del ratón le damos a editar.  Yo he dejado las entradas así ahora mismo:


El texto en negrita es el que saldrá en la pantalla al iniciar la pantalla del grub al cargar nuestro PC. 

Yo he decidido dejarlo así.  Linux siempre antes de windows en mi caso, pero...


Cómo poner primero a windows para que se inicie por defecto

Llegados a este punto, tan fácil como poner el ratón sobre la entrada de Windows y en el botón derecho darle a "Mover arriba" hasta que se quede el primero

Igualmente puedes bajar a tu antojo de la misma forma las entradas, o incluso quitarlas  (Botón derecho quitar), y lo mejor es que no la cagas, proque se almacena en una especie de "papelera de reciclaje que hay a la derecha" (Removed items)

Yo por ejemplo he quitado los memtest (Son test para probar tu memoria ram), porque se puede acceder desde otra forma y no quiero que aparezca en la pantalla. Esto es ya personal. Puedes quitar o dejar lo que sea, ahora tienes el poder y de forma muy fácil cómo ves.

En este punto con lo que hayamos decidido le damos a guardar y pasamos a la pestaña de configuración general:



Aquí lo que deberíamos tocar nada más, a menos que esté seguro de lo que haces es el tiempo que quieres que aparezca la pantalla del grub en tu arranque del PC.  Yo suelo ponerlo 5 segundos. 

Configuración de la apariencia


Llegamos al apartado en el que cambiamos esas letras blancas y ese fondo negro que nos aparece al arrancar, por algo un poquito más agradable visualmente. 



Yo suelo darle a la opción de personalizar resolución a 640x480 para que se vea grande, que si os habéis fijado sale bastante pequeño. 

Vamos a poner una imagen de fondo, que debemos tener ya descargada previamente y que queramos que sea lo que salga detrás del grub.  Podéis poner lo que queráis, pero yo aconsejaría algo más bien simple porque si no luego lo mismo hasta cuesta distinguir lo que pone. 

Así que una vez sabido qué imagen poner pinchamos en imagen de fondo y buscamos dónde la tenemos. Por ejemplo en equipo/home/usuario/descargas. Pinchamos y se nos pone. 

Por ejemplo, yo he elegído este fondo de un simpatico robot, y le he puesto la letra Azúl para que esté azul lo resaltado, y verde lo demás. Así que se me ha quedado así:




Ya tú puedes ingeniartelas como quieras, según tu estilo. Pero ya sabes que con Grub Customizer es sencillo. 


domingo, 19 de octubre de 2014

Otros entornos de escritorio


Aunque siempre recomiendo para iniciarse el escritorio Mate de Linux Mint, debemos saber que tenemos otros entornos de escritorio donde elegir. Y aunque vayas a seguir usando Mate para terminar de adaptarte (Es lo suyo), cuando quieras cambiarlo o simplemente para saber los que hay disponibles o por si ya le has pillado el truco a Mate y quieres probar otros, en esta entrada voy a comentar los distitntos tipos de entorno escritorio que puedes poner en tu Linux Mint y por supuesto además de mostrar cómo son, indicaré cómo instalarlo en caso de que quieras probar.

Aunque hay muchos entornos de escritorio disponibles en GNU/Linux me centraré en los principales y más usados por los usuarios, que serían: LXDE, Cinnamon, XFCE y KDE. Estos son los que suelen “reinar”, porque haber hay más, como el Unity (Odiado y querido casi por igual), de Ubuntu, o el Ligero y a la vez complicado para nobeles Openbox, el clásico GNOME y algunos más.


Cada usuario tiene su preferido ya sea por “Costumbre” o porque algún día lo instaló y le pareció mejor, o cualquier historia. A mí, lo que es personalmente siempre me gustan más los más clásicos, con su barra abajo, su menú desplegable con sus aplicaciones ordenadas, y su escritorio con sus iconos. Realmente Mate es el escritorio perfecto para mí, y por supuesto el que uso a diario, pero también hago mis pruebas y he conocido otros muchos más o menos complejos y con sus ventajas e inconvenientes. Aunque no siempre usé Mate. Este es un invento prácticamente de Linux Mint por competir con GNOME. Y el gnome es uno de los escritorios más clásico de Linux, que puedes instalar en otras distribuciones, pero aquí en Linux Mint Mate no tiene mucho sentido porque Mate es como un gnome “Tuneao” y básicamente ya le tienes. El clásico Gnome se puede instalar como tal, pero no es tan fácil ponerlo como los que vamos a ver a continuación, así que por eso me lo salto.

Os pongo unas imágenes para que vayáis viendo cada uno y voy comentando.


Principales entornos de escritorio


LXDE:

Lightweight X11 Desktop Environment" (Entorno de Escritorio X11 Liviano)


Entorno de escritorio clásico por excelencia y minimalista. Ligero, sin efectos visuales, sin cargas pesadas con recursos y muy simple a la vez que preciso. Básico y efectivo. Normalmente en las distribuciones que vienen con este entorno de escritorio por defecto (Como la conocida Lubuntu), suelen estar pensadas para equipos de bajos recursos así como equipos antiguos. Es muy útil en esos casos en los que tienes poca ram y un procesador corto. O simplemente por si te gusta y quieres algo más de rápidez y que no chupe mucho.

Los entornos de escritorio vienen siempre con un conjunto de aplicaciones preinstaladas que va con ellos. En este caso reina lo sencillo y efectivo. Vienen con lo más justo y básico de un sistema operativo de GNU/Linux. Incluye por ejemplo por defecto el navegador midori, muy bueno y rápido para con equipos viejos.


XFCE:


Es uno muy usado actualmente. Parece que a la gente le va gustando más ahora, dado a que viene ya por defecto en distros como Manjaro y porque es muy “A lo XP”. A mí este escritorio me gusta mucho después de Mate. Lo he usado bastante con otra distribución y es genial. Muy intuitivo como Mate, algo menos cargado porque es también un escritorio ligero, pero más completo que LXDE, por supuesto.


Cinnamon



Este escritorio “Canela” fue creación del mismo equipo de Linux Mint, y hasta hace unos años la opción que había cuando descargabas Mint era o Mate o Cinnamon. Este último tiene cosas muy interesantes porque combina realmente bien el aspecto clásico y lo moderno, siendo capaz de tener muy buena manera para la hora de modificar su aspecto, temas, añadir “Gadgets” a la barra, el escritorio, efectos, etc. Está muy bien, la verdad.


KDE



También se puede cambiar al estilo clásico la barra de menú:



A bote pronto, para los más principiantes no lo suelo recomendar, pero si ya estás más bien suelto y quieres probar, te recomendaría encarecidamente la experiencia KDE.

Para mí es lo más configurable respecto a todo, bonito, y si sabes “tunearlo” bien podrás tener algo bastante bueno. Al instalar Linux Mint KDE verás la pila de aplicaciones que tiene. Un montonazo preinstaladas, luego aparte puedes bajar muchas más así como temas y cualquier cosa, puedes poner hasta el dock de MAC OS debajo. También puedes añadir esos gadgets de los que muchos no se pueden separar en el escritorio, miniaplicaciones muy interesantes, etc. Claro, que no es un entorno ligero para pcs muy antiguos, pero si tienes algo medio “apañao” irá sin problemas. Yo lo he usado mucho, y la leche, me están entrando ganas de instalarlo ahora que estoy escribiendo esto.

KDE es una comunidad enorme, y este entorno de escritorio viene en muchas distros como escritorio principal y por defecto. Desde hace un par de años sale oficialmente un Linux Mint con KDE, pero siempre se ha podido instalar aunque tu distribución viniera con Mate por ejemplo. ¿Cómo se hace esto? Pues lo vemos a continuación:


¿Puedo instalar un entorno de escritorio sin tener que descargar una nueva distro y formatear?


Bueno, esto es algo que en teoría se puede hacer sin problema alguno y muy fácilmente. Puedes tener por ejemplo tu Linux Mint Mate y a la vez instalar el entorno de escritorio LXDE. Se instalaría como un programa más desde el gestor de software, y cuando termine la instalación le das a cerrar sesión y donde sale para que pongas tu nombre y contraseña verás que hay algo así como una tuerca, y pinchando nos saldrán los escritorios instalados. Elegimos el que queramos y ya está. Puede dejarse predefinido el que quieras para las futuras sesiones.

Lo suyo y lo que quedará siempre mejor y más fiable al 100% es que te descargues la distro con el escritorio ya definido. Así no hay problemas. La instalación es igual. Pero por ejemplo, Linux Mint cuando se descarga te da la opción en su web de sus escritorios oficiales: Mate, Cinnamon, XFCE y KDE.

El LXDE no lo tienen, pues lo instalas yendo al gestor de software y escribiendo: LXDE te sale en la primera opción “lxde, metapaquete de entorno de escritorio ligero...” Instalas, y al concluir, cierras sesión y haces lo que acabo de explicar y ya entras en tu Linux Mint con el entorno de escritorio LXDE

Mi consejo es que si hacéis esto de tener multiples escritorios lo hagáis con un par de ellos nada más porque aunque se pueden poner todos los escritorios juntos puede dar conflicto con alguna cosa y ser contraproducente. Lo digo sobretodo porque a mí me ha pasado y he leído por ahí lo mismo.

¿Lo mejor? Si te has enamorado de estos entornos de escritorio y ya has leído y visto más cosas por ahí... Descargar la ISO correspondiente con el escritorio que quieras y la instales como cuando instalaste Mint Mate. Que no te apetece reinstalar y todo el tropel... pues puedes hacerlo por el gestor de software, pero mejor que sólo tengas un par de escritorios en la misma distribución.

Para KDE haces igual: Vas al gestor y pones “KDE-standard” y lo instalas y al acabar cierras sesión e incias con KDE

Igual con Cinnamon, que habría que buscar “Cinnamon” y el primer resultado es el entorno Cinnamon.

Con XFCE no encuentro cómo instalarlo desde la misma distro. Porque sólo aparece XFCE4 que no se parece a la captura de imagen que hemos visto arriba. Sería algo así:





Este es realmente de los escritorios comentados el único que no se podría poner exactamente igual desde el gestor que si te bajas la versión xfce de mint desde la web. Cambia la apariencia.

Haber hay más escritorios, pero más o menos estos son los más usados

lunes, 13 de octubre de 2014

Diferencia entre software libre y de pago



Quisiera puntualizar en este  entrada, qué es realmente el software libre del que tanto se relaciona con GNU/Linux y que he comentado anteriormente en alguna publicación de este blog.

Tal vez debí aclarar este concepto anteriormente, porque puede dar lugar a equivocación por el mero hecho de la traducción “Literal” del inglés “Free” que no sólo significa libre, sino gratis. Y con una palabra para lo mismo la confusión es sencilla, del mismo modo que la aclaración de este termino. 





¿Entonces qué significa que el software de GNU/Linux sea libre?


El Open Source, o acceso al código fuente del programa. El hecho de que sea libre quiere decir que es de distribución gratuíta, libre modificación y difusión, y total libertad para mejorarlo sin adquirir ningún permiso y si tienes los conocimientos. Como ya dije, a diferencia de sistemas operativos como el conocido windows, con Linux puedes hartarte de grabar cds con distribuciones y regalarselas a quien quieras e instalarlas en cuantos ordenadores te plazca, así como incluso venderlas.

El software libre en resumidas cuentas da LIBERTAD, y es lo que se pretende desde el más puro comienzo de GNU y lo que predica la Free Software Fundation desde su fundación en 1985.

Ya no es sólo lo comentado, sino aparte la libertad para saber cómo funciona el programa y realizarle mejoras para la comunidad.

Todo esto también funciona con licencias, ya que un tipo jerárquico tendría que tener, y si no tuviera licencia aunque permita la difusión libre, podría coger cualquiera el programa, modificarlo, y a través de la idea de alguien que se lo ha currado montar otro programa “parecido” y enchufarle una licencia para hacer un programa privatizado y comercial. De ahí el uso de licencias en el software libre, con o si copyright.

Por ejemplo, hasta el momento las licencias de software libre están listadas para su acceso en este enlace de wikipedia, donde puede verse un gran listado con toda la información


Por lo tanto “Software Libre” habría que verlo con vista de “Libertad de difusión y modificación” como concepto de libertad, no como concepto de “Magdalenas gratis”


Según la Free Software Fundation y su definición, es Free Software si se cumplen estas cuatro libertades:







(Cuadro extraído de wikipedia)








¿Y entonces cuando deja de ser gratuíto y cuando hay que pagar?


Bueno, esto tal vez para un usuario básico podría usarse la palabra “nunca” porque las aplicaciones que usamos son gratis, y en caso de pagar sería para aportar una donación economica que mucha gente lo hace dado a que le solucionan las cosas gratis cuando antes pagaban y ya entra el aporte altruisto de ti mismo y tu colaboración al desarrollo de aplicaciones y sistemas operativos GNU/Linux, ya que si te fijas en muchas partes de sus webs o programas, etc siempre pone una opción de donación, pero si que para un deesarrollador de software puede que le sea conveniente pagar, para que otro equipo se ponga manos a la obra para mejorar, manejar y distribuir algo que uno en un principio ha creado.

Por ejemplo, tienes un programa gratuito y quieres que se le modifique para que sea de otra forma o tenga una función extra, pues ahí si que se pagaría.

También hay casos en los que una compañía da soporte con software libre para una empresa que pagaría por ese soporte, mantenimiento, resoluciones y demás, aparte que también hay personas que instalan tu Linux y te formatean el equipo y habría que pagarle la mano de obra (Nunca por el sistema operativo en si)

También un software libre puede transformarse en un software de pago si un programador ha decidido involucrarse con las licencias y le pone un copyright y lo distribuye de forma gratuita pero con demás funciones que sólo tendrás si pagas. Como puede pasar en las aplicaciones que vemos en los Play Store de Android, por ejemplo. Tú puedes coger el código fuente de un programa, modificarlo, compilarlo, y en definitiva hacerlo a tu gusto, PERO si alguien ya lo ha hecho por ti y te cobra 2€ para descargartelo ya hecho pues es cosa tuya si te compensa o no.

Básicamente todo esto es el tinglao que hay. Creo que convenía una puntualización sólo por curiosidad por lo menos y por diferenciar. Espero que le haya servido a alguien.


sábado, 11 de octubre de 2014

Programas compatibles Windows/Linux y genéricos


Aunque la distribución de Linux que hemos instalado ya viene con un montonazo de programas y utilidades para echar a “rodar” y cubre los usos básicos, tal vez si vienes de windows necesites algo que estabas usando allí, o simplemente quieras saber el equivalente a los típicos programas de windows que usabas, lo cual te sorprendería los buenos sustitutos que tienes para hacer lo mismo o por lo menos lo mejor posible y con varias opciones.  Otras veces puede que te sorprenda que puedes usar exactamente el mismo programa que ya usabas en windows y lo veas sin más en el gestor de software, del que ya hablamos anteriormente.

Otras veces no está el mismo y exactamente el mismo programa que utilizabas en windows, pero hay otros muy competentes.   Empezamos...


Programas que puedes poner tanto en windows como en Linux:



Firefox – Si ya lo usabas en windows no tienes problema. En muchísimas distribuciones, como Linux Mint ya viene preinstalado por defecto y no tienes que hacer nada para ponerlo.

Chrome – Lo mismo, salvo que si quieres exactamente el Chrome de siempre tendrás que descargarlo de su web para Linux (32 o 64 bits), y al descargarlo vas al archivo y lo instalas con el “instalador de paquetes dgebi”(Botón derecho, esperas a que cargue y luego instalar paquete), muy sencillo.  



Chrome tiene su versión de código abierto para Linux, que se llama Chromium, que básicamente es lo mismo, con misma interfaz y puedes importar tu cuenta de google y demás de la misma forma. Cambia el color del icono y poco más, de hecho el mismísimo Chrome es el que se basa en su desarrollo con Chromium, y no al revés como se pueda llegar a creer.

Chromium está en la lista de paquetes a instalar del gestor de software, sólo busca y saldrá. Tú eliges cual quieres usar.

Skype – Lo mismo que con los anteriores. Es un programa que si usabas en windows no echarás de menos en Linux ya que puedes instalarlo en el gestor de software tan sólo buscándolo.

Dropbox – Este famoso programa de gestión de archivos en la nube no se resiste para Linux. Simplemente instálalo, introduce tu cuenta y Dropbox en tu Linux.  No podía faltar


VLC  - El gran vlc que llevo usando tantos años y que para mí es el mejor programa posible para reproducir video y editar opciones como subtitulos, linea de sonido, ajustes, etc.  Tanto en Windows como en Linux, una gran utilidad. En este caso más bien fue al revés, es un programa nativo de Linux que se llevó a Windows. ¿Cómo no iba a estar en GNU/Linux?


Azureus/Vuze/Qbitorrent  -   Si usas estos programas para descargar torrent también están a golpe de click en el gestor de software de Linux, de modo que una vez más, como los anteriores programas puedes usarlo exactamente igual que en Linux porque tienen versión para ambos, de todos modos si sigues leyendo, más abajo veremos otros clientes de Torrent de Linux que si los pruebas no te defraudarán, hay alguno que incluso yo diría que es bastante mejor y más sencillo.


Spotify – También puedes seguir usándolo en Linux, salvo que por desgracia de momento no está en el gestor de software, por lo que no sería como instalar cualquier otro programa simple. Habría que hacerlo por comandos. ¡Pero no te asustes! Porque primero, sólo tienes que copiar los códigos de aquí, como bien explica la web Muylinux.com. Muy sencillo, sólo copiar y pegar en la terminal de comandos.  Y aparte, más adelante en las próximas entradas veremos un uso básico de la terminal de comandos para que te manejes con lo justo.  El motivo por el que Spotify no se pueda instalar tan fácilmente como otros programas es porque hay que añadirle unas instrucciones para Linux, ya que no lleva mucho tiempo, pero salvo contadas ocasiones no tendrías que tocar la terminal de comandos, y que además en todas las webs te proporcionan el código que simplemente debes copiar.  No quiero que os asustéis, pero podéis comprobar lo fácil que es.  Y si lo he puesto es porque sé que Spotify es algo muy usado en la gente y verdaderamente pueden echarlo en falta en Linux. Así que no falte. Spotify para Linux es posible y yo lo uso a menudo.

Adobe flash plugin -  Está para Linux, y además viene preinstalado

Antivirus y mantenimiento del equipo -  ¡Que no hace falta antivirus en Linux! Ni nada de mantenimiento. Sólo mantén el equipo actualizado con las actualizaciones que van saliendo y ya está



Bueno, de momento no me acuerdo de más, pero los básicos los tenéis en Linux,  PERO, recalco ahora la siguiente lista que es igual o más interesante:


Equivalencias y programas genéricos en Linux para hacer lo mismo que hacías en Windows

Está claro que aunque haya programas que usabas en windows y estén exactamente para Linux como hemos visto, también hay programas de windows que simplemente no están. Recordemos que Linux no es windows ni pretende serlo y que es un sistema operativo diferente con su propia jerarquía, código fuente y estructura que no es para nada la de un windows, aunque pueda parecerse en algunas cosas o puedas tener corriendo programas de windows en esta plataforma.

Lo que quiero decir es que Linux tiene sus programas nativos propios y libres, y que un usuario normal que se pase a Linux no tiene porque echar de menos nada porque aquí está ya todo. Si usabas algo en windows que no encuentras bajo su mismo nombre tendrás incluso muchas más aplicaciones para hacer la misma función en esencia.  Y ahora veremos muchos ejemplos:






Office -  Si haces usos ofimaticos en tu Windows no vas a echar de menos una buena suite ofimática para editar textos, hojas de calculo, presentaciones, etc de una forma tremendamente parecida al MS Office, en la mayoría de casos son iguales las opciones, y puedes guardarlo todo en formato compatible con Windows Os hablo del gratuito Libreoffice. El cual ya viene instalado en Linux Mint y en muchas distribuciones, y si no pues Gestor de Software.  Yo es donde realizo mis tareas necesarias ofimáticas, y por ejemplo, el blog lo voy escribiendo ahí, edito los textos y los formatos y ya luego lo cuelgo.  Y todo sin costes, ni licencias ni seriales ni nada de eso. Dale una oportunidad por ti mismo y comprueba lo valioso que puede ser.



Winamp -  ¿Lo tuyo es escuchar música a saco en tu PC y te has enterado que en Linux no existe el winamp como tal?  Ve pasando página y acoge en tu seno a Audacious. Programa que hace lo mismo, con una interfaz muy similar y el mismo modo de meter, pasar, cambiar, reproducir canciones. Y si me apuran, para mí más bonito.  Puedes elegir entre varias interfaces de apariencia, e incluso si te empeñas en conservar la apariencia clásica de winamp también puedes ponérsela.



Con QMMP hacemos básicamente lo mismo, aunque yo prefiero Audacious aunque antiguamente usaba QMMP, pero me pasé a audacious y nunca volví. Otro de los motivos es que personalmente arrastro mejor las canciones en Audacious.  Ah, y también puedes cambiarle la apariencia a QMMP por muchas opciones y “pieles” que encontrarás.  

En el caso winamp, lo que he hecho ha sido poner dos muy parecidos y que hacen lo mismo. Pero no sabéis la cantidad de reproductores musicales que tenéis para Linux: Clementine, Rythmbox, Decibel Audio Player,  banshee, etc etc.


Reproductor de Video:  ¿Eras un amigo de media player?  En Linux tienes el VLC, que también vimos que se podía usar tanto en windows como en Linux, pero aquí reproductores de video, y gratuitos no faltan, siempre puedes echar un vistazo a la sección audio/Video del gestor de software, pero por ejemplo, uno que está muy muy bien para video y audio sería el Totem:



Grabadores:   Sobre grabadores tenemos una pila también. Me voy a centrar en los que yo suelo usar:

Si necesitas grabar un CD/DVD de lo que quieras sin complicarte con menús ni mil opciones puedes usar la forma más fácil:

Brasero

Tal vez lo que sería un CDBurnerXP en Windows



Si necesitas algo más completo y con más opciones a lo Nero, puede que te venga muy bien el K3B de Linux




Winrar -  En teoría se puede instalar el mismo, pero no tan fácilmente ya que no viene en el gestor. ¿Pero para qué quieres el mismo si tienes ya preinstalado un descompresor/compresor de archivos? Y puedes instalar en el gestor un 7zip


Clientes de Torrent:

Aunque ya vimos que también están por Linux los Vuze o Bitorrent las posibilidades que te brindan en Linux programas somo Qbitorrent o Transmission (Mi favorito y el que uso a diario desde hace años), son las mismas y gratuitas, además de facilísimas de usar.  Transmission viene preinstalado en muchas distribuciones, y cómo no, Linux Mint no es una excepción. Además que no hay que hacer nada para empezar a descargar, la configuración por defecto es perfecta para añadir un torrent y a volar: 




Paint -  Puede que lo eches de menos porque los programas tipo paint que viene preinstalado en Linux Mint no son para nada parecidos al MS Paint de toda la vida de tu windows.  Sabemos que puede ser útil para recortar una foto, dibujar algo sencillo, o alguna operación básica. Y en Linux hay “Paints” a punta pala que son muy muy parecidos y realizar la misma función.  ¿Una recomendación?  Kolourpaint4:





Navegadores de Internet  -  Todos los que quieras y más, menos el Iexplorer, claro, eso es de Microsoft y en Linux ni nos hace falta ni lo queremos, podemos instalar navegadores mejores y que también podías usar en windows: Firefox, Chrome/Chromium, Opera, etc además de los propios de windows como konkeror, o midori (Navegador ligero), y otros tantos que verás en el gestor de software.

Edición de foto:   Pues si usabas photoshop el más claro competidor Linux para este gran programa es sin duda Gimp, que a decir verdad para un profesional de Photoshop puede echar de menos alguna de las opciones avanzadas, pero Gimp hace muy bien las funciones necesarias para un buen retoque y tratamiento de imágenes, a la par de ser un programa más ligero que funciona en ordenadores más antiguos y es gratuito,

Es cierto que Gimp puede tener alguna opción menos para nivel profesional, pero para el usuario medio es perfecto.



Aún así en entradas futuras podemos ver cuando estés más suelto en el mundo Linux cómo se puede instalar el propio photoshop en Linux, lo cual no es tan sencillo como buscarlo en el gestor de software, sino que hay que hacer unos pasos previos que explicaré en otra entrada, tanto instalar photoshop como prácticamente cualquier programa de windows, que también es posible, por si no te bastara lo que GNU/Linux te ofrece.

Everest/Aida  - Y demás programas que te dicen en windows las características de tu equipo, y que claro, tienes que pagar (O piratear, lo cual muy legal no es).  En Linux tenemos una herramienta perfecta para ello y totalmente gratuita, claro:

Hardinfo


Todas las características que necesitemos saber de nuestra maquina nos lo sacará el querido Hardinfo en una pantalla muy similar a la foto que he puesto.

Monitor de sistema -  Si estabas acostumbrado a usar esta herramienta para ver qué procesos estaban activos, inactivos, y sus recursos de memoria, cpu, etc  podrás hacer lo mismo con esta aplicación “Monitor de sistema”



Partition Magic  - El programa para crear y editar particiones en windows tiene su equivalente en Gparted, aunque debes saber que el sistema de particiones aquí es algo diferente, pero a la vez sencillo. Por ejemplo, como ya te habrás dado cuenta Linux no se instala en formato Ntfs o Fat como en windows. Aquí actualmente el formato es Ext4, pero si te pones no tendrás muchas complicaciones.





¿Echas de menos los jueguecitos que venían con windows? 
 Ve al gestor de software y busca: gnome-games y tendrás cartas, sudokus, tetris, serpientes, dados, cuatro en linea, etc etc. De paso se crea el apartado Juegos en el menú para cuando instales más. Tienes un apartado de juegos en el gestor preparado para que instales cualquiera que te llame la atención de la forma más fácil. No obstante ya veremos en una futura entrada el tema de juegos en Linux.


De momento lo dejo aquí, que ya hay bastante. El resto puedes investigarlo en el gestor o preguntarme cualquier duda que tengas por muy pequeña que sea, que para eso hice este blog; para ayudar.

Quiero que sepáis que lo que se ve en el gestor de software de Linux no es todo lo que existe ni están ahí todos los programas.  Están todos los que un usuario necesitaría, pero hay otros que no aparecen por conflictos con los llamados repositorios, sobretodo porque no se han añadido, (Sitios en internet donde se almacenan programas de GNU/Linux y que no todos pueden estar al día para el gestor, aunque se pueden añadir listas de repositorios. Cuando instalamos un programa por Gdebi lo que hacemos es instalar un programa de otro repositorio porque no lo teníamos)

Si lo que buscas no está en el gestor es o porque es algo menos usado, algo un poco raro o algo demasiado nuevo que aún no se ha añadido a los repositorios oficiales y hay que añadirlo “A mano” (Es fácil, ya lo veremos en otra entrada, pero así a priori un usuario normal y corriente se vale DE SOBRA con lo que nos proporciona nuestra distribución de Linux Mint y su gestor de software)

lunes, 6 de octubre de 2014

Primeros pasos en Linux Mint


Primeros pasos tras instalar Linux Mint 




Bueno, aquí es donde se mezcla un poco tus gustos personales con lo necesario. Veremos cómo hacer un uso básico de la personalización de tu escritorio, pero antes considero que hay que hacer un par de cosas:

Es muy importante que nuestro equipo lo tengamos actualizado al día con las actualizaciones que nos brinda el sistema, ya sea cual sea el sistema operativo. Aquí en Linux no es necesario que te instales antivirus porque aquí esto funciona de un modo diferente a lo que puedes estar acostumbrado en windows. La seguridad de GNU/Linux es exquisita, y puedes permitirte no tener ni antispyware, ni antimalware, ni antivirus ni antinflamatorios ni nada. Las principales razones es que los virus los hacen para windows y los archivos con extensión .exe no existen aquí, por lo que en esto debes estar seguro. Las actualizaciones salen semanalmente de media y se actualiza todo en cuestión de un minuto. Y otra cosa buena: No hay que reiniciar el equipo luego, y no se te van a poner a cargar actualizaciones 0 de 299 cuando reinicies o enciendas el PC. Las actualizaciones se te ofrecen en un iconito al lado del reloj, y si está azul pinchas si quieres y si no pues no va a romperse nada. Pero mejor que lo hagas porque en ellas con tal sólo pinchar se te actualizan a la última versión, navegadores, sistemas de archivos, aplicaciones, rendimiento del equipo, paquetes actualizados, sistema de seguridad, etc


El primer inicio



Nos aparece nuestro escritorio y una pantalla de bienvenida muy similar a esta en las que nos proporcionan información y demás que mejor que de momento no le hagamos caso y empecemos con lo más básico paso a paso:



Pincha abajo en la derecha para que no se muestre esta pantalla cada vez que iniciemos.



Actualizar el sistema



Muy seguramente desde que se público LM17 hasta que lo has instalado hayan actualizaciones, muchas de ellas importantes para tener al día el equipo, así que lo primero es actualizar.

Tan sólo mira si hay un icono azúl junto a la fecha y hora y clicka doblemente en él y se te abrirá el menú de actualizaciones igual que este.



Puede que muchas no las comprendas todavía, pero puedes fiarte y actualizar todo. Es lo suyo.

En caso de no aparecer el icono de actualizaciones azul (Cuando se actualice todo y esté completo se pondrá verde), puedes meterte directamente en el menú tú accediendo al gestor de actualizaciones que lo tienes en inicio y la pestaña de administración. Ya sabes que si no encuentras algo directamente puedes escribir el nombre en el buscador de aplicaciones y aparecerá, a parte de que viene todo bien clasificado, ordenado por secciones: Oficina, Internet, Gráficos, Administración... Y más cosas que podemos poner que veremos más adelante.

Bueno, ya con nuestro equipo actualizado pasamos al siguiente paso:


Asegurarnos de que está todo en nuestro idioma


Aunque ya elegimos el idioma Español de España en nuestra instalación, es probable que alguna cosa no aparezca en español aunque parezca que está todo. Así que nos vamos a inicio, centro de control y pinchamos en idioma y efectivamente aparece todo en español, pero vamos a darle a instalar idiomas. Buscamos nuestro español castillan spain y nos fijamos qué nos dice a la derecha:

Si nos aparece “Faltan algunos paquetes de idioma” sólo tenemos que pinchar una vez y podremos darle a la opción de instalar paquetes de idioma. En menos de un minuto se instalará por completo el paquete de idioma español, y para corroborarlo, cerramos, repetimos paso y veremos ahora que en el idioma español nos aparece ahora en verde: Instalado por completo

Y aunque probablemente se aplique a todo el sistema sólo con haber hecho esto, para asegurarnos pinchamos en la opción “Aplicar a todo el sistema” y habremos terminado este paso.


Configurar apariencia y escritorio



Puede que estés echando de menos un icono de la papelera, o de red o tu carpeta personal. Para ello sólo nos hace falta ir al menú y en la barra escribir escritorio. Nos saldrá la opción de configuración de escritorio y ahí podemos decidir qué queremos que aparezca. Y más abajo tenemos algunas opciones más, pero no son realmente las de configuración de apariencia, por lo que vamos a ello:

Tanto como pinchando en el menú y en centro de control como escribiendo “Apariencia” en la barra, podremos entrar a las preferencias de la apariencia. Y veremos una pantalla como esta:



Podemos tener tantos temas como queramos, y descargar más en la red. Yo soy muy clásico y no me complico mucho y cambio yo mismo lo que quiero y así me vale.

Sólo dándole al botón de personalizar podemos acceder a controles de apariencia, colores prediseñados o personalizados, cambiar el borde de las ventanas y sus iconos y también el tipo de iconos que vemos en el escritorio, yo siempre pongo el de gnome por costumbre y respecto al puntero, si lo dejas en blanco o negro es ya cosa de tu gusto.

En la pestaña donde pone fondo y tipografía no tiene misterio. Simplemente cambiamos el fondo, o buscamos uno que nos hayamos bajado (Aunque preferiblemente y más sencillo sería que en la foto que te hayas bajado con un fondo la abras, pinches con el botón derecho del ratón sobre ella y selecciones la opción establecer como fondo de escritorio.

En el apartado tipografías como ves es fácil e intuitivo el cambiar el tipo de letra y tamaño de lo que queremos. Esto es ya más personal, pero yo en mi caso otra vez optando por la sencillez y porque ya viene como me gusta y estoy acostumbrado lo dejo tal y como viene normalmente.


Cómo crear “Accesos directos” al escritorio



Pues como verás, en Linux se llaman Lanzadores. Y es tan fácil como seleccionar una aplicación de la barra de menú y con el botón derecho del ratón le damos a la opción añadir al escritorio. Del mismo modo que podemos añadirlo a la barra con la opción añadir al panel. Incluso en este menú se pueden desinstalar aplicaciones también.

Demás funciones del centro de control:


Pues como ves, aparte de la apariencia, hay opciones que están bastante claras.
Comprueba en el apartado monitores que lo tienes bien ajustado y cambia si es necesario la resolución que más se adecue a tus necesidades por si la que trae por defecto no te agrada.

En salvapantallas, vamos a tener que hacer algún cambio si no queremos que se nos atenue la pantalla pronto o si no queremos que salte cuando estemos viendo un vídeo por ejemplo y a los 5 minutos tengamos que mover el ratón:

Sólo tenemos que desactivar las dos opciones que aparecen en la pestaña de oscurecer pantalla, y así no nos preocupamos de que se atenué la pantalla, se bloquee o aparezca un salvapantallas al poco de poner un vídeo, o eso o si quieres usar salvapantallas pues ya decides el tiempo ahí.

En gestión de energía básicamente el mismo patrón: Tú eliges cuando se apaga por inactividad y cuando se pone en reposo. Yo en mi caso ambos casos los tengo en nunca. Si voy a irme un rato y me ausento apago el monitor o suspendo el equipo. Nunca he sigo amigo de los salvapantallas.


El gestor de Software



Llegamos a un momento muy especial, porque vamos a descubrir lo que para mí es una forma facilísima, rápida y eficaz de instalar con sencillez lo que queramos en nuestro sistema operativo.

Olvídate de andar buscando por google páginas y más páginas para descargar algo y que luego tarde lo suyo, o no sea lo que querías y que además se te añada publicidad y barras raras. Ya comenté que en Linux instalar programas es mucho más fácil de lo que la gente piensa. Desde hace ya unos cuantos años todo suele quedar recogido en el Gestor de Software por sus categorías y con opción de ver puntuaciones, comentarios y fotos previas. Básicamente como probablemente hagas ya con un smarthphone para bajarte tus aplicaciones.

Como ves, si por ejemplo quieres descargarte el skype sólo tienes que meterte en la categoría internet y lo verás. Y si buscas algo en concreto sitúate donde están todas las categorías en general y usa el buscador para buscar lo que necesites.

No te pierdas la próxima entrada porque recomendaré algunos programas útiles y comentaré eso de la comparativa de programas que antes usabas en windows y que ahora vas a usar en GNU/Linux de una forma sino igual, generica, en la que tendrás o la misma opción para hacer lo que antes hacías, o incluso elegir entre muchas otras que te servirán. 

También haré una tabla de equivalencias de programas que puedes usar para sustituir algún programa de windows que no existe como tal en Linux, pero si que hay muy buenos sustitutos que harán lo mismo. Así como programas nativos que para mí son muy útiles. Y todos gratis.










viernes, 3 de octubre de 2014

Preinstalación y cómo instalar


Llegamos al momento de proceder a prepararnos para instalar Linux Mint en nuestro equipo.




Bueno, pues hemos llegado al momento clave tras las anteriores entradas en las que vimos las ventajas de pasarse a Linux, y de que iba todo esto más o menos y los conceptos básicos sobre la materia. Sin más preámbulos intentaré realizar este tutorial para que puedas instalar la distribución que he decidido como dije para basarme en este blog y de ahí partir todos los tuturiales de forma genérica sin que haya confusión y que recomiendo que todo el mundo empiece a conocer Linux con ella: Linux Mint


Sobre Linux Mint decir que aparte de que es una de las distros más sencillas para empezar a familiarizarse con GNU/Linux, es bastante completa y dispone de un montón de buenas aplicaciones y utilidades preinstaladas además de una experiencia amena y amigable de escritorio.

La versión actual que dispone de soporte para 5 años contando desde este presente 2014 es la Linux Mint 17 LTS 14.04 Qiana. Suelen ponerle nombre de mujer a sus versiones, y la enumeran según van sacando. Realmente cada 6 meses sacan una con novedades y actualizaciones nuevas, pero cada cierto tiempo sacan las LTS (Long Term Support)que significa que tienen soporte para 5 años normalmente, y es con esta con la que lógicamente recomiendo que se use siempre que se use LM y la que vamos a usar para los tutoriales, aunque el mecanismo de instalación, funciones y demás es el mismo, lo que cambia es el soporte.

Dispone de varios tipos de escritorio (Ya veremos los principales tipos de escritorio que hay disponibles en Linux), pero yo recomiendo empezar por MATE, por su facilidad de manejo y sencillez a la hora de configurar y gestionar el equipo. Es muy completo a la par que intuitivo y cómodo. Para mí sin duda, habiendo probado los demás, es con el que me quedo y el que recomiendo para empezar.

Debes saber también que cuando tengas el escritorio instalado y pase un tiempo y quieras cambiarlo por los demás, no hace falta reinstalar tu Linux ni nada así, puedes instalar otro escritorio fácilmente, por ejemplo el XFCE y luego cuando inicies sesión elegirlo para trabajar en él.




Requisitos para la instalación

En realidad nada especial. Puede funcionar en equipos con unos 10 años de antigüedad o más (Sin ser una distribución pensada para viejos equipos). Por ejemplo; funcionaria de un buen modo con un Pentium 4 con 512mb de RAM. Aunque yo recomiendo mínimo 1GB para que vaya fluido. No necesitas más. Una tarjeta gráfica que soporte bien ver vídeos online y tal, que con una de 256mb ya valdría bien para ese comedido.

Partiendo de la base de que vienes de windows, si tu PC funcionaba medianamente bien con windows XP pues con Linux Mint funcionará también, pero con la diferencia de que lo hará mejor, así que con este tema no te preocupes. Y si tu ordenador es actual o tiene de 7 años para acá pues menos preocupación. Lo de los requisitos lo comento por si alguien tiene algo con unos cuantos años y no sabe si le irá bien o no Linux Mint, pero creo que ya está aclarado. (Puedes dejarme los comentarios que quieras en caso de duda, ya sea esto o lo que necesites)




¿Cómo y de dónde descargo Linux Mint?

Lo suyo desde su web oficial www.linuxmint.com , pero para no liarte con todas las versiones y escritorios y descargues la que usaremos aquí pues os dejo los enlaces:

Para equipos con 32 bits:


Para equipos de 64 bits:


¿Cómo sé si mi equipo es de 32 o 64 bits?

Con este tema no te compliques. Más bien una de las principales utilidades que se le da a esto es para la compatibilidad de tu memoria ram. Si tienes menos de 4GB en tu ordenador ve a por la de 32 bits. Si tienes 4GB o más a por la de 64. Si no lo tienes claro el de 32 bits funciona igual en ambos casos, no siendo el caso de 64 bits que sólo funcionaría en un equipo 64 bits con 4GB.


Ya lo he descargado, ¿Y ahora qué?

Ahora es el momento de grabarlo para posteriormente comenzar la instalación.

Hay dos métodos fáciles para poder grabar e instalar Linux Mint y la distribución que sea:

1 – Mediante un DVD virgen - Cuando esté descargada abres el programa que tengas para grabar, metes un DVD virgen y después sólo tienes que seleccionar “Grabar imagen en dvd” y seleccionas el archivo que te has descargado, que acaba en .img porque este es el formato que llevan los sistemas operativos. Cuando lo selecciones comienzas a grabar y ya está. (No recomiendo usar la velocidad máxima. Preferible grabar a 16x para que los archivos se graben despacito y con buena letra a super rápido pero con algún posible error.



2 – Por medio de un pendrive – Utilizando un programa como este desde tu windows (Desde Linux también hay programas así, pero parto de la base de que vienes de windows)


Universal USB installer
 

Donde seguimos un procedimiento parecido al de arriba, pero esta vez sin necesidad de comprar un dvd ni necesidad de tener en tu pc un grabador:

Primero búscate un pendrive que tengas por ahí sin nada. Vale cualquiera, de mínimo 2GB, y lo metes en un usb de tu pc:






En el paso uno elegimos la opción “Unilisted Linux iso” tal y como vemos en la imagen que he subido,  y en el paso dos elegimos el archivo de tu ordenador donde está Linux Mint y en el tercero el usb donde se grabará (Si da opción de formatear formatea) y cuando le des a “Create” sólo hay que esperar unos minutos hasta que se realice la grabación y te aparezca DONE. Ya en este punto puedes cerrar el programa teniendo ya tu pendrive preparado para iniciar e instalar Linux o reiniciar directamente.


Ya tenemos preparada nuestro dvd/usb con el que instalaremos Linux Mint. ¿Ahora cómo lo instalo?

Lo primero es preparar nuestro equipo para que arranque desde dvd o desde usb, según hayamos elegido un método u otro.

En principio lo más sencillo es acceder a un menú llamado “Boot menu” donde te dará a elegir si quieres arrancar tu equipo desde cd/dvd, usb, etc.

Fíjate al comienzo desde el momento en que enciendes el ordenador en las letras que van apareciendo. Puedes encontrarte algo parecido a esto:




Aparece una opción llamada BBS Popup que sería el menú de arranque (Boot Menu), y pone que presiones F8. (Puede variar según que equipo tengas. En otro podría ser la tecla F11 o F12, según fabricante y modelo de placa base. Pero sea donde sea al encender tu ordenador debe poner algo parecido y te indica la tecla que debes pulsar para ello. Si no lo ves reiniciar de nuevo y fíjate porque todos lo ponen con la finalidad de que cuando presiones esa tecla salga algo como esto:




En el caso de esta imagen vemos que ese sería el menú donde nos da la opción a elegir para que el pc arranque la instalación de Linux Mint en según dónde la hayamos grabado: O USB o DVD. Elegimos la nuestra, pulsamos intro y por fin nos sale la pantalla para instalar Linux Mint y que será muy similar a esta:



Elegimos la primera opción que viene por defecto que será la encargada de cargarnos Linux Mint en nuestro equipo sin necesidad (Todavía) de instalar nada ni hacer nada más. En unos minutos cargará y podrás ver e incluso usar el sistema operativo, moverte por los menús, navegar, etc. Eso si, hasta que no lo instales estará en inglés. Luego ya nada más se inicie la instalación podrá señalarse el español. 

Esto es justo lo que vemos cuando se ha cargado el escritorio:



A continuación, ya cargado el escritorio podemos trastear un poco en lo que es ahora mismo una distribución Live (Una distribución que está cargada y con la que puedes operar pero no puedes guardar cambios internos porque no está instalada).

Procedemos a instalar...

Como veis, tenemos un botón que dice "Install Linux Mint".  Pues al hacer doble click nos aparecerá la pantalla de instalación pidiendonos nuestro idioma:


Acto seguido se verifica que tenemos espacio para instalar en el disco duro y si estamos conectados a internet.  Si usas wifi pones tu contraseña donde aparece tu señal wifi y presionamos siguiente:

Llegamos ahora a un punto muy clave de la instalación

Porque a continuación nos pide en que sector de nuestro disco duro instalarlo y hay que tener un poco de cuidado si no tienes experiencia previa.  Fíjate que pone que se ha encontrado que hay otro sistema operativo en tu disco duro. En este caso voy a dar por hecho que vienes de windows y es el S.O que tienes instalado ahora mismo.  Yo recomiendo instalar JUNTO a windows, y elegir esa opción, para que luego puedas elegir si quieres usar Linux o Windows (Dual Boot), por si tuvieras que usar alguna vez tu windows o simplemente por si te arrepientes de instalar Linux Mint para que en ningún momento pierdas windows ni nada de lo que tienes en él.

Sólo si estás seguro de lo que haces o estás totalmente preparado para decirle adiós a windows del todo elige la segunda opción para reemplazar tu windows por Linux Mint


Y sólo y únicamente si tenemos nociones de crear, editar y borrar particiones elegimos la última opción, no vaya a ser que haya un lio o error y pierdas tu partición de windows y os caguéis en mis muelas.


Tras elegir la opción de instalar junto a windows se preparará automáticamente el disco duro para esa convivencia y para que luego se pueda seleccionar al iniciar Linux Mint o Windows y nos pedirá mediante un mapa que pongamos nuestra ubicación. Si eres de la península española elige Madrid, a menos que seas de Ceuta. 

Seguidamente te saldrá el teclado español por defecto. Elige el que viene que es el standard de España

Tras este paso nos encontramos con esta nueva ventana:

Aquí rellenamos los campos, ponemos nuestra contraseña y nos saldrá la siguiente ventana en la que esperando unos minutos habrá acabado la instalación:



Tras la carga de archivos y el progreso de instalación nos avisará de que ya se ha instalado todo y nos pide si queremos continuar probando o reiniciar.  Tras el reinicio ya tendréis vuestro Linux Mint instalado en vuestro ordenador junto con vuestro windows de siempre o sin él, según hayas elegido.

Ahora toca disfrutar de la experiencia Linux, no sin antes configurar los primeros pasos y algún retoque para que esté todo a pedir de Linux ;)

¿Ha sido tan difícil como te imaginabas?  Seguro que no!

Puedes ver los primeros pasos en Linux Mint y qué hacer tras instalarlo en la siguiente entrada. No estarás sólo para aprender qué hacer, pues en este mismo blog te ayudaré a como hacerlo y mucho más siempre de una forma fácil, amena y explicado para que cualquiera lo entienda sin tener conocimientos previos, además de la enorme comunidad que tiene Linux Mint y sus múltiples sitios webs dedicados a esta distribución que puedes visitar.